Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Los mitos de la adopción

| martes, 1 de junio de 2010
By MALENA MARCHAN
Especial/El Nuevo Herald

La noticia de que una madre devolvió a su hijo adoptivo, Justin, de 7 años, porque tenía serios problemas mentales'' y que ``temía por su seguridad'', acaparó los titulares de la prensa y los noticieros de televisión. Nadie podía creer que una madre, enfermera de profesión, fuera capaz de hacer eso, pero sucedió y este suceso no ha hecho más que empañar el tema de la adopción; la única opción para muchas parejas.

Existe la creencia de que a los hijos adoptados no les va tan bien como a los hijos biológicos y eso no es verdad'', explica Chuck Johnson, director del Consejo Nacional para la Adopción, (NCFA por sus siglas en inglés) que además de ser padre biológico, adoptó a dos niños. ``En comparación con los demás niños, tienen más necesidades en algunas áreas a raíz de ser víctimas de abusos y abandono, sin embargo, si se pone a todos los niños juntos, las estadísticas demuestran que su rendimiento es similar'', agrega.

Los padres que quieren adoptar deben buscar una agencia acreditada que prepare a la familia antes y después del proceso'', explica la terapeuta y consejera Susan Branco, que fue adoptada en Colombia cuando tenía 6 meses.

Los niños que han pasado mucho tiempo en un orfanato o bajo el cuidado de una agencia del estado, tienen problemas de adaptación y conducta y les resulta muy difícil confiar en los adultos. ``Son sobrevivientes. Son como pequeños veteranos de guerra que han aprendido desde una temprana edad a sobrevivir y eso es lo que saben hacer'', opina.

Pablo nos habló de su padre que fue adoptado y devuelto varias veces. ``Lamentablemente creo que eso tuvo un impacto muy fuerte en su vida. Nunca le fue muy fácil mantener amistades cercanas por un tiempo prolongado. Me imagino que era por la desconfianza y la sensación de abandono'', recuerda.

En Estados Unidos la adopción es vista como una forma aceptada de formar una familia'', comenta Johnson, pero hay familias que optan por buscar niños en el exterior en vez de en su propio país. Esto ocurre por varias razones, dice. ``Existe el temor de que los padres biológicos busquen a su hijo en algún momento. En cambio, si el niño vino del extranjero creen que eso no va a ocurrir. Otro mito es que en Estados Unidos no hay niños, y sí los hay y muchos'', agrega.

Cifras del NCFA, señalan que en el 2008 en Estados Unidos había 123 mil niños para adopción. En el 2009 se adoptaron cerca de 13,000 niños de países como Rusia, China y Etiopía, entre otros.

Según Branco, la mayoría de los estadounidenses buscan niños caucásicos, ``mientras que la mayor parte de los menores listos para ser adoptados en Estados Unidos, son afroamericanos e hispanos. Por ese motivo, Rusia es una opción para las familias blancas que quieren hijos con rasgos más parecidos a los suyos'', dice.

Hay estudios que demuestran que algunos menores provenientes de Rusia sufren del Síndrome de alcoholismo fetal. Esto ocurre cuando la madre ingiere licor mientras está embarazada. El alcohol atraviesa la placenta y hace contacto con el bebé en formación. Los resultados pueden ser problemas físicos, mentales y de conducta muy serios, por eso los médicos prohiben a las madres en estado de gestación tomar cualquier tipo de bebida que contenga alcohol.

Esto no significa que la conducta del niño no se pueda rectificar, sino que los padres deben estar atentos e informados sobre esta realidad y saber qué hacer en caso de que ocurra'', enfatiza.

Al parecer, la madre biológica de Justin, el menor devuelto, era alcohólica y el estado la declaró no apta para cuidar de su hijo.

Johnson reitera la necesidad de que los padres adoptivos estén entrenados y conozcan los riegos que existen. ``Uno no puede ni siquiera garantizar la salud de los hijos biológicos, tampoco hay garantías para los menores que son adoptados'', afirma. El proceso de educación e información requiere de tiempo y paciencia.

He sido testigo de historias maravillosas de niños que tenían problemas y ahora son adultos extremadamente saludables, adaptados e individuos muy felices'', indica Branco. La clave es que los padres estén comprometidos con el bienestar de sus hijos.

Pablo recuerda que ``esa misma sensación que tenía mi padre de no saber dónde pertenecía fue la que generó una pasión por su familia que le daba la seguridad de saber que no estaba solo en la vida''. Su papá falleció recientemente, pero estuvo casado más de 40 años con su madre, fue un buen proveedor, un excelente profesional y se preocupó de cada uno de sus tres hijos.

En el caso de Justin, la abuela adoptiva dice que lo acompañó en un avión hasta Washington donde lo puso en un vuelo directo a Moscú. Por medio del Internet encontró un guía en la capital rusa que por 200 dólares se comprometió a llevar al niño de 7 años hasta el ministerio de Educación. Ella y su hija, la madre adoptiva de Justin, insisten en que nunca abandonaron al menor que una vez se comprometieron a quererlo y a cuidarlo.


Para más información: www.adopte1.org ; www.ncfa.org

http://www.elnuevoherald.com/2010/05/05/v-fullstory/710903/los-mitos-de-la-adopcion.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.