Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Adopciones: Jueces piden evitar un "desencuentro institucional"

| domingo, 15 de enero de 2012
Jorge Ferrando | Vicepresidente del INAU

Adopciones: Jueces piden evitar un "desencuentro institucional"

Agilizar procesos. Magistrados sostienen que adopciones se puedan resolver en menos de 90 días, según edad del niño Casos como el de Mía "tienen un alto costo para el menor", alertó un juez

Operadores judiciales reclaman cambios a la normativa sobre adopciones de forma de evitar casos como el de la bebé Mía, de 16 meses, que esta semana fue dramáticamente separada de la familia sustituta que la cuidó durante más de un año.
"Me la arrancaron de mis brazos", dijo José Márquez, el padre cuidador de Mía. El miércoles 11 la pequeña fue retirada de la familia de acogida que la cuidó desde su nacimiento, en septiembre de 2010.
Funcionarios del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) y efectivos policiales se hicieron presentes en la casa de la familia Márquez en la ciudad de Canelones, para llevarse a la niña, que ya está viviendo con su familia adoptiva definitiva.
La familia Márquez cuestiona la decisión, por cuanto la pequeña ya estaba habituada a vivir con ellos. Por eso, reclaman que Mía regrese a su hogar, ya que están dispuestos a adoptarla formalmente.
El magistrado Ricardo Pérez Manrique, ministro del Tribunal de Apelaciones de Familia de 2° Turno, consideró que la permanencia de los niños con las familias de acogida no podría ser mayor a los tres meses, para no generar "un encariñamiento de la familia sustituta que pretende ejercer un derecho que prima facie la ley no le da, lo que genera un gran desencuentro institucional".
Pérez Manrique consideró necesario modificar la legislación para evitar casos como el de Mía. "Son situaciones enojosas y que tienen un alto costo para los niños", señaló.
Por su lado, la jueza Estrella Pérez, indicó que si bien casos como el de Mía son "excepcionales", reconoció que el sistema debería funcionar con mayor celeridad, porque "las cosas se pueden hacer más rápido".
La jueza cuestionó que la nueva ley de adopciones da el monopolio en la materia al INAU, pero aun así el Código de la Niñez y la Adolescencia "habla de la más estricta responsabilidad del juez pero no habla de la responsabilidad del INAU", dijo Pérez.
La jueza recalcó que su colega de Canelones que decidió retirar a la bebé de la familia sustituta no actuó por su cuenta, sino que necesariamente "alguien" pidió que eso ocurriera.
Según la ley de adopciones vigente desde fines de 2009, la situación de los niños de 0 a 2 años debe resolverse en 45 días, mientras que para los de 3 a 7 años debe haber una definición judicial en 90 días.
Pero, en los hechos, y por diversos motivos, muchas veces esos plazos no se cumplen y los niños pasan demasiado tiempo con la familia de acogida, generando situaciones dramáticas como la de Mía.
Un proyecto de ley elaborado por los cuatro partidos con representación parlamentaria (y que se espera sea tratado en los primeros meses de este año) introduce cambios a la normativa, entre los cuales plantea un estricto control del cumplimiento de los plazos de adopción. En caso contrario, se permitirá aplicar "la más severa responsabilidad a los funcionarios actuantes omisos".

Iniciaron campaña de firmas

Por Facebook, vecinos y amigos de la familia sustituta de la beba Mía, iniciaron una campaña de recolección de firmas para que "las autoridades implementen los mecanismos necesarios para reintegrar a la niña a su hogar". Se creó el perfil de Facebook "Yo quiero que la bb Mía, duerma esta noche en su casa con su familia", que tiene 3.200 seguidores. En el sitio buscan apoyo de "todos quienes desde su lugar pueden hacer algo para que Mía vuelva con su familia sustituta. Sin colores políticos, planteándonos lo mal que funciona nuestro Estado, cuando trata a los niños como simples números de expedientes". Hoy, en Maldonado a las 19, habrá una marcha en apoyo a la familia.

"Que no se vea a cuidadoras como camino corto a la adopción"

Federico Castillo
-Seguramente vio las imágenes del momento en que la bebé es retirada de los brazos de sus cuidadores en Canelones. Lo que muchos critican es que el INAU no actuó con sentido común en este caso. ¿Qué reflexión hace?
-Primero me parece muy mal la exposición pública de esa situación. No sé cuanta responsabilidad tuvo la familia en eso, me queda claro que es una familia que estaba y está sufriendo mucho y eso merece comprensión. Nosotros habíamos acordado en estas situaciones, donde puede haber alguna resistencia, que la entrega fuera hecha de otra manera para evitar este desprendimiento. Finalmente no se pudo dar de la manera que habíamos pensado. Lo que se nos reclama de sentido común, es lo que nosotros entendemos que no está dentro de la ley. Para nosotros la ley es muy clara: la adopción solo la puede hacer quien fue seleccionada para ello y por lo tanto no puede adoptar una familia cuidadora, por mejor que sea el vínculo con esa niña.
-Lo que se cuestiona es que se haya sido tan piedeletrista y no haber contemplado un "interés superior" que es que el niño no sufra en estos casos.
-Pero no es ser piedeletrista, es que no se puede actuar ilegalmente. Si yo hago lo que la ley no me permite, por más sentido común que tenga… ¿cómo un organismo del Estado va actuar en algo que nosotros entendemos está fuera de la ley? Nosotros usamos el sentido común en el marco que tenemos para aplicarlo.
-Pero se dio una situación donde la bebé quedó muy expuesta y se habla de los problemas que puede acarrear ese desarraigo.
-Todo eso es comprensible, pero también es discutible. Yo creo que sin duda el primer año de vida es fundamental en la vida de un niño. Todo lo que pasa allí tiene efectos en su vida. Esto no se contradice con que el ingreso del niño a una nueva familia no pueda abrirle otras posibilidades. Obviamente que mucho mejor si esto forma parte de un proceso en donde la familia cuidadora acompaña, que si hay una oposición. Pero no hay ninguna certeza que me haga decir que en la familia actual va a estar peor de donde estaba. Puedo decir que hoy hay una situación de sufrimiento instalada y un proceso de integración que todavía está muy candente, pero no puedo pronosticar que esa niña va a quedar condenada de por vida por como se dio la separación.
-La ley actual en ningún momento prohíbe que las cuidadoras puedan adoptar a los niños que tienen a cargo, sin embargo, muchas de ellas han denunciado que cuando lo solicitan no tienen respuestas.
-Yo a esto lo empecé a escuchar ahora, realmente al INAU nunca llegó ninguna petición. Lo que pude averiguar es que en el caso de Canelones hubo una petición para empezar el proceso de adopción, pero yo creo que ellos entendían que hecha la petición se podía hacer una evaluación rápida y darle la adopción. Ahí es que nosotros entendemos que no tenemos marco legal para actuar. No queremos que se vea a las familias de acogimiento como un camino más corto para llegar a la adopción. Su rol es otro, el de transición. La ley permite que se registren como adoptantes, pero tienen que hacer todo el proceso; ellas entienden que las tenemos que seleccionar rápidamente. Pero tienen que ir haciendo todas las etapas porque si no se vulnera el espíritu de la ley. Después las familias que quieren adoptar dicen: "no, pará, me anoto como cuidadora, espero que me den niños para cuidar y después los pido en adopción". De todas formas en la nueva norma se prevé que se puedan contemplar excepciones y el juez podrá guiarse por vínculos afectivos que pueda tener el niño y no seguir el registro de adopción.
-¿Cuántas adopciones hubo en 2011?
-Tuvimos 74 adopciones
-Son bastante más que las del 2010.
-Muchísimas más. En 2010 fue un desastre, fueron solo 29, fue el primer año de aplicación de la ley
-¿Por qué fue un desastre?
-Por un lado, lo que nos dice el Poder Judicial es que siempre que se cambia la ley hay un período de conocimiento de la ley que siempre produce desajustes. Por otro lado, hubo jueces que empezaron a rechazar un acuerdo que teníamos con la Suprema Corte de Justicia que habilitaba a que el INAU entregara niños en plazos breves a familias que quisieran adoptar. Entendían que en el marco de la nueva ley esa posibilidad no estaba. Entonces tenían que pasar a cuidadoras y no podían ser entregadas a familias que estuvieran en el registro de adoptantes. Incluso llegamos a tener llamados de atención que si entregábamos un niño el propio juez nos iba a denunciar. Eso frenó un proceso que se venía agilitando. Nosotros le planteamos a la Suprema Corte que teníamos que buscar una solución para que los niños no queden de rehenes de trámites o de distintas interpretaciones de la ley. Eso sirvió para que se empezara a agilitar el tema. Allí surge una comisión que propuso modificaciones a la ley.
-¿El INAU responsabiliza a la Justicia por la demora en las adopciones?
-A ver, nosotros estamos permanentemente revisando procedimientos para tratar que de parte nuestra las cosas se resuelvan con la mayor agilidad posible y seguramente hoy no tengamos todavía esto totalmente aceitado. También sabemos que a nivel judicial hay procesos largos, cuando hay cierta evidencia de que un niño es para una adopción y se pide una medida cautelar para que el juez se expida y son plazos que se han dilatado. Realmente es difícil decidir que un niño pase a la adopción, porque implica que pasa a ser hijo de otra familia que no tiene nada que ver con su familia biológica.
-¿Se pudo haber evitado el episodio de la bebé en Canelones?
-Hubo intentos de resolver que la entrega fuera hecha en buenos términos. Cuando pasan situaciones como esta nosotros tenemos que pensar qué cosas podríamos haber hecho que no pudimos hacer. En este caso no tengo todos los elementos para responder esa pregunta, pero es una pregunta que me estoy haciendo.

http://www.elpais.com.uy/120115/pnacio-618733/sociedad/adopciones-jueces-piden-evitar-un-desencuentro-institucional-/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.