Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Enredado sistema de adopción

| lunes, 16 de enero de 2012

Enredado sistema de adopción

Todos concuerdan en que el objetivo primordial de la adopción es asegurar el bienestar y el futuro de un niño privado de su familia biológica


Todos concuerdan en que el objetivo primordial de la adopción es asegurar el bienestar y el futuro de un niño privado de su familia biológica. Pero demoran y obstruyen esa meta natural las debilidades de un sistema lento y enredado, renuente a las reformas que urge introducir para hacerlo más ágil y justo. La controversia se ha intensificado en torno a las madres o familias sustitutas a raíz del caso de Mía. Pero es solo uno de los factores que afectan a una estructura pensada para favorecer al niño pero que en los hechos funciona a los tumbos por trabas y diferencias jurídicas, institucionales y hasta políticas.
Un proceso de adopción puede llevar hasta cinco años, con intervención de varios abogados, dos jueces y el Instituto del Niño y Adolesecente del Uruguay (INAU). Mientras se cumplen etapas que incluyen evaluar la aceptabilidad de quienes quieren adoptarlo como hijo, el niño es entregado en muchos casos a una de las 400 madres sustitutas, que reciben del INAU $ 4.400 mensuales por esa tarea de cuidado infantil. La medida es temporaria pero las complejidades del proceso determinan que los niños a veces permanezcan años en esa situación, a la espera de ser entregados en adopción.
En períodos tan extensos frecuentemente se crean lazos afectivos estrechos que convierten la separación en una situación perjudicial para un niño y dolorosa para quienes lo han cuidado al punto de integrarlo a su propio núcleo familiar. Es lo que ocurrió hace pocos días con Mía, la beba de 16 meses que fue sacada legalmente pero a la fuerza de la familia sustituta que se negaba a entregarla. No es el único caso de niños que pasan años con la familia que lo cuida, antes de que el INAU los retire para entregarlos a padres adoptivos. Estos cambios de una familia a otra pueden tener nocivos efectos traumáticos para el desarrollo de los niños, aunque sean bebés.
Un proyecto de ley preparado por una comisión multipartidaria establece que un niño separado de su madre biológica pueda permanecer y criarse con familias con las que ha desarrollado vínculos afectivos, incluyendo familias sustitutas. El texto ha sido aprobado por los partidos Nacional y Colorado pero el Frente Amplio demora su acuerdo. Y hay discrepancias dentro del propio INAU, el organismo estatal responsable por el proceso adoptivo. Su presidente, Javier Salsamendi, declaró que procura que "el sistema de madres sustitutas desaparezca" pero otro miembro del directorio, Jorge Ferrando, dijo que no se plantea eliminarlas. El Poder Judicial, por su parte, rechazó en el pasado una propuesta del INAU para simplificar el proceso legal de adopción.
Mientras se debate qué hacer, persiste un sistema trabado por su propio engranaje y que perjudica, antes que nada, a los niños entregados para adopción, así como también a familias dispuestas a responsabilizarse por su cuidado y su crianza. Uruguay está afortunadamente libre del tráfico ilegal de niños que existe en otras partes del mundo. Pero estamos omisos en el manejo social y profesional del INAU y en las dilaciones judiciales y partidarias. Son claudicaciones cuya corrección no puede dilatarse porque amenazan el futuro de los 1.400 niños actualmente a cargo de madres sustitutas.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/216992/enredado-sistema-de-adopcion/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.