Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

El Pais 06-10-2016 Cuando la dulce espera es mucho más que 9 meses

| jueves, 6 de octubre de 2016
CAMILA BELTRÁN 
06 oct 2016
 
 
Sheila y su esposo se inscribieron en el INAU para adoptar un hijo en 2012. Un año después los llamaron para que presentaran toda la documentación y realizaran los talleres informativos.
Luego les dijeron que en 3 meses iría una asistente social a visitarlos, pero según cuentan pasó mucho tiempo más.
"La asistente recién nos visitó 3 años después: en agosto de este año", relató Sheila.
La justificación que les dieron desde la institución fue que estaban atrasados por "falta de personal" y les informaron que contaban con 2 asistentes sociales y 2 psicólogos para evaluar a más de 400 familias.
"Si mañana me llaman desde el INAU y me dicen que no estamos aptos para adoptar, perdimos más de 4 años de nuestras vidas, rechazamos varios trabajos en otros lugares, porque el INAU nos dijo que nos iba a llamar próximamente. Y mientras tanto los niños continúan creciendo allí, sin una familia".
Desde el INAU se informa a los inscriptos que el tiempo que llevan los procesos de adopción dependen mucho de lo que la familia aspire.
Si una pareja o una persona está dispuesta a adoptar a niños grandes, o que padecen alguna enfermedad, tienen alguna característica particular como el color de piel, o a grupos de hermanos, se le dice que es más probable que su proceso se acelere ya que hay menos familias dispuestas a adoptar esos niños. La gran mayoría quiere adoptar bebés recién nacidos, blancos y sanos.

Si una pareja o una persona está dispuesta a adoptar a niños grandes, o que padecen alguna enfermedad, tienen alguna característica particular como el color de piel, o a grupos de hermanos, se le dice que es más probable que su proceso se acelere ya que hay menos familias dispuestas a adoptar esos niños. La gran mayoría quiere adoptar bebés recién nacidos, blancos y sanos.
A pesar de que Sheilay su esposo están inscriptos para adoptar a grupos de hermanos, son una de las parejas que más tiempo han estado esperando una resolución.

Mundo kafkiano.

Un periplo similar, como tantos más, les toca vivir a Ana y su esposo, quienes comenzaron el proceso de adopción en octubre de 2013, luego de haber perdido varios embarazos. Estaban dispuestos a adoptar a un grupo de hermanos o a niños de 6 años.
"Cuando nos inscribimos nos dijeron que todo el proceso iba a demorar 3 años, y que los tiempos se habían acortado. Enseguida pensamos ´qué rápido´ y comenzamos lo más pronto que pudimos a remodelar la casa. Realizamos ampliaciones porque vivíamos en un monoambiente, y cambiamos el jardín y un montón de cosas más que uno proyecta cuando sabe que viene un hijo", relató la mujer. Pero esos tres años ya pasaron y aún siguen esperando. Recién realizaron los 4 talleres y aún resta que el trabajador social vaya a su casa y les hagan diversas evaluaciones con las duplas de psicólogos y asistentes sociales, lo que podría extender los plazos un año más.

Lentitud reiterada.

Marianella hace 19 años que está casada, y con su esposo tuvieron dos hijos biológicos que ya cumplieron 18 y 10 años de edad. Cuando hace un tiempo decidieron agrandar la familia se plantearon: "¿por qué hacerlo por la vía biológica cuando en realidad se puede hacer por la vía adoptiva, que es tan válida como la otra?".
Como ya habían disfrutado de criar bebés, decidieron integrar a su familia a un niño en edad escolar, de 7 años, que por lo general son los que tienen menos posibilidades de adopción.
Marianella y su esposo se anotaron en marzo de 2015 y aún siguen a la espera. Pero están al tanto de matrimonios que aguardan desde hace más años, entre otras cosas por la falta de personal que tiene el departamento de adopciones del INAU.
"Hace tiempo que se viene pidiendo mayor personal, porque hay muchos funcionarios que se han jubilado, que están de licencia o que se fueron, y no se ha vuelto a reponer", explicó Marianella.
Las personas que quieren adoptar deben inscribirse en el INAU para que la institución los convoque a una charla informativa. Luego tienen que llenar varios formularios, entre los que se establece, por ejemplo, el estado de salud de la o las personas que quieren adoptar, de forma de comprobar que no padecen ninguna enfermedad terminal que provoque que el niño vuelva a quedar solo.
A partir de ahí deben esperar entre 6 y 8 meses hasta que la institución los llama para comenzar con los talleres preadoptivos, uno por mes, en donde lo que hacen es "concientizar a las personas acerca de lo que significa adoptar y de que van a integrar a su familia a un niño para toda la vida", explicó Marianella.
Después de los talleres, una asistente social va hasta la casa de los aspirantes, para evaluar el entorno. "Eso recién lo están teniendo los que se anotaron en el 2012", remarca la madre.
A partir de eso deben esperar entre 3 o 4 meses para volver al INAU en donde son evaluados por un psicólogo y una asistente social.

Prudencia y demoras.

"Después de eso, al poco tiempo, ya te llaman y te avisan cuál fue el fallo. Por lo general a todos le dicen que sí ingresan en el Registro General de Adopciones", contó Marianella.
La mujer considera que resulta prudente que haya un tiempo para evaluar a las familias y saber si están en condiciones de recibir a un niño, "debido a que la adopción es un gran paso".
"No es como ir al supermercado, que te comprás un kilo de arroz y después lo querés devolver; es un hijo que va a estar toda la vida contigo", indicó Marianella. Pero para ella el tiempo de tardanza en evaluar a las familias es "excesivamente largo", ya que puede llevar más de 4 años.
"Lo normal sería que todo el proceso, desde que te presentás, hacés los talleres, te evalúan y te encontrás con tu hijo, durara dos o tres años como máximo", opinó la mujer.

Adopciones: un tema principal para el INAU.

Hubo en junio de este año un primer llamado del INAU para reforzar las duplas de psicólogos y asistentes sociales encargadas de reunirse con los aspirantes a adoptar. El contrato sería por 8 meses y el objetivo era reducir los tiempos de evaluación. Se realizó después otro llamado para incorporar hasta 30 técnicos permanentes. Ambas contrataciones de personal fueron previstas en el presupuesto del INAU que puso a las adopciones como uno de los temas más importantes. Pero las demoras perduran.

DOS HISTORIAS DE VIDA.

Sheila: "Pedimos que se agilicen los trámites".

Nosotros lo que más pedimos es que se agilicen los tiempos de las evaluaciones y para eso es fundamental que se contraten más profesionales para atender a las familias que están en espera por adoptar. Mientras tanto siguen habiendo niños que esperan por una familia, y que pasan los años y siguen allí, habiendo tanta gente dispuesta a adoptar".

Ana: "Me preocupan los niños que están en Inau".

Cada vez que llamo al INAU, para preguntar cuándo nos evaluarán, me dicen que no hay psicólogos, que no hay asistentes sociales y que somos madres ansiosas, que queremos llenar un vacío. Pero la realidad es que yo no quiero llenar ningún vació. Yo perdí embarazos, hice el duelo, y levanté la cabeza y seguí luchándola. Lo que me preocupa es la realidad de los niños que están en el INAU, porque pasan años allí"

http://www.elpais.com.uy/informacion/dulce-espera-mucho-mas-que.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.