Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Adopciones tardías y múltiples: revisando las prácticas

| sábado, 17 de septiembre de 2011
Ponencia de "Ser Familia por Adopción" en las VIII Jornadas Regionales - V Jornadas Nacionales Interdisciplinarias de Adopción (Mendoza)
Adopciones tardías y múltiples: revisando las prácticas
Ley 26.061 ARTICULO 6° — PARTICIPACION COMUNITARIA. La Comunidad, por motivos de solidaridad y en ejercicio de la democracia participativa, debe y tiene derecho a ser parte activa en el logro de la vigencia plena y efectiva de los derechos y garantías de las niñas, niños y adolescentes.
En nombre de este artículo es que nos presentamos aquí.
Antes necesitamos hacer una aclaración, hablaremos desde la experiencia como familias por adopción y no desde título profesional alguno.
Desde este lugar nuestro en la Sociedad nos preguntamos: ¿cómo revisar las prácticas? ¿con qué conocimiento? Nuestra respuesta es desde lo que sucede en la vida cotidiana de nuestros futuros hijos y no está escrito en ninguna ley pero sucede, daña, enferma. Y terminamos respondiéndonos con otras preguntas: por no estar en el texto de ninguna ley ¿no existe? ¿no es importante? ¿no vale la pena analizarlo?
Algunos de los que ya tienen sus familias formadas, del modo que lo hayan hecho, viven con total naturalidad las cosas que detallaremos más adelante y por naturales no les dan el valor y la dimensión que, para un niño que no las vive, tienen. Estos niños quedan inmersos en una realidad que nos es ajena, que la vida no nos puso en ese camino como a ellos. Quizás deberíamos esforzarnos en comprender cómo se sienten.
A través de los años que hace que tenemos contacto con familias formadas por vía de la Adopción y con personas que están en el camino de formarlas así, percibimos que muchas o casi todas las adopciones tardías, lo son a raíz de que los niños han pasado años institucionalizados y al momento de ser adoptados ya forman parte de ese universo que llamamos “adopciones tardías”.  Niños a los que se los rotula de "grandecitos" y no pesa tanto que tengan más de 6 o 7 años, sino cuántos años vivieron en una institución sin gozar de los derechos que les da a nuestros hijos vivir en familia. Y definiendo a la familia no como un conjunto de personas que conviven bajo el mismo techo o un conjunto de personas que comparten el ADN contenido en los cromosomas, sino como una red que contiene y es capaz de garantizarle derechos que no están enunciados en ninguna ley pero que son básicos para un desarrollo saludable.
En esos años que los niños pasan institucionalizados, viven experiencias dolorosas y a su vez dejan de tener vivencias que todos deseamos para nuestros hijos.
- Derecho a no sentir miedo o en caso de sentirlo, tener quien lo acompañe.
Un grupo de 6 hermanos está institucionalizado en un hogar a 500 km. del juzgado que tiene su causa. Los citan periódicamente a un comparendo. Los despiertan a las 3 de la mañana, los suben a una combi con dos desconocidos y los llevan al juzgado y regresan cerca de las 6 de la tarde. Sienten miedo, ya que no conocen a esos adultos, miedo ya que no saben a qué van, si volverán. Los adultos que los rodean lo toman como algo natural, “un comparendo”, para un niño,  ¿qué significa? ¿Nosotros estaríamos de acuerdo que a nuestros hijos los lleven en una combi dos desconocidos a las 3 de la mañana?
- Derecho a no sentirse "distintos" y a que no sientan lástima por ellos.
En su pequeño círculo son “los chicos del Hogar”. ¿Qué significa eso? Por ej., que las maestras los aprueben porque “pobrecitos, están en el Hogar, no tienen ni mamá ni papá”, quitándoles además el derecho a instruirse. Entre los compañeritos también se sienten “distintos”, no tienen una familia que los recibe cuando vuelven de la escuela o una familia con quién almorzar o cenar y tener con quién compartir cómo fue su día. Cuando los invitan a un cumpleaños son los que suelen no llevar regalos... Muchas de  las cosas de la vida cotidiana son muy distintas si no se vive en una familia.
- Derecho a recibir asistencia médica idónea o cualquier otra que hiciera falta.
Sabemos de muchísimos casos con diagnósticos mal hechos, en consecuencia tratamientos erróneos y la pérdida de tiempo en la recuperación que esto significa. En algunos casos, problemas de salud que ya es tarde para revertirlos y en otros, diagnósticos que retrasan las posibilidades de adopción,  ya que creyéndolos enfermos o discapacitados no se les encuentra una familia y cuando alguien se anima a adoptarlos muchas veces descubre que tal discapacidad no existía o que la enfermedad era fácilmente recuperable con un tratamiento adecuado.
- Derecho a amar porque lo siente y no por conveniencia.
Casi todos nosotros conocemos que los Hogares se manejan con familias solidarias que apadrinan a los niños, los llevan a pasear un fin de semana, los reciben en su casa para Navidad. En la mente  y en el corazón de un niño se tejen todo tipo de fantasías e intentan amar, portarse bien, ser perfectos, para que esa familia quiera adoptarlos. Y eso  no sucede porque son solidarias y no tienen intención de ahijar a esos niños, pero ellos no lo saben y las ilusiones se deshacen con cada regreso al Hogar. Qué distinto es amar y sentirse amado porque existe un fuerte vínculo a “portarse bien” para que los amen y los quieran como parte de su familia.
- Derecho a ser mirado.
El peor maltrato es la indiferencia, es que no nos miren, que no se fijen en nosotros, esa mirada tan importante para nuestra formación y crecimiento sucede en la familia. Esa mirada a través de la cual la madre sabe que su hijo hizo una picardía o está enamorado o tiene fiebre.  En una institución la mirada, en el mejor de los casos, tiene otros objetivos: que no hagan lío, que no se peguen, etc.
- Derecho a elegir/Derecho a decir •esto me gusta, esto no" y ser respetado en sus gustos/Derecho a tener proyectos y que su vida no se circunscriba solamente a la escuela y a la institución que lo aloja.
Para elegir, debemos probar. Podemos intuir que nos gusta tocar la guitarra, pero probando nos enteraremos si es así o no. Hay cientos de actividades extraescolares que contribuyen al crecimiento, a la formación, a la felicidad de un niño y que cuando están institucionalizados difícilmente lo experimentan. ¿Cómo saber si ese niño no podría ser un excelente ajedrecista? ¿O esa niña una eximia bailarina? No sólo porque no acceden a esa formación, sino porque quizás ni saben que existe esa posibilidad.
- Derecho a la propiedad.
No a la propiedad desde el concepto “material” del término sino a la primera y la más importante: "mi mamá y mi papá". Y después también, la cuestión afectiva que significa por ej. que un juguete les pertenezca o una determinada ropa. Además de lo afectivo, no es lo mismo cuidar algo porque “me gusta y es mío” a “no le doy valor porque es de todos y no es de nadie”.
- Derecho a ser escuchado cuando vuelve con un problema de la escuela, a buscar ayuda y ser defendido.
Cuando les sucede algo en la escuela, una pelea con un compañero o una situación de las tantas diarias que se pueden dar en la escuela, con las maestras o con otros alumnos, ¿con quién la comparten? ¿Quién sale en su defensa de ser necesario? Y asì se van “endureciendo”…
- Derecho a conocer el valor del dinero, del esfuerzo, etc./Derecho a vivir en un mundo real/Derecho a no conformarse.
Mientras están institucionalizados creen que los que vivimos “afuera” somos felices y nuestro mundo es “perfecto”. Creen que los que “no pueden” tener tal o cual cosa son ellos porque viven en una institución y que, por ejemplo, cuando van al cine es “de favor”, alguien les regala las entradas. Las dificultades que vivimos todos a diario ellos creen que no existen, por eso decimos que no viven en un mundo real y no saben que “afuera” nos esforzamos para lograr tal o cual cosa. Mientras están institucionalizados no hay esfuerzo que valga y para sobrevivir se “conforman”. Las aspiraciones son el motor para crecer y allí carecen de ellas.
- Derecho a discutir ideas.
En la vida familiar se intercambian, cotidiana y naturalmente, opiniones, proyectos, ideas, sugerencias, puntos de vista. Ese ida y vuelta tan enriquecedor, que va forjando la capacidad de tomar decisiones, se pierde en una institución donde, por más buen ambiente que se pueda generar, se fijan pautas comunes para todos y  difícilmente  se  puedan objetar, atento que son muchos chicos y variadas sus edades. Todo se aplica para todos y en ese ambiente, no se puede expresar e intercambiar ideas.
- Derecho a festejar/Derecho a la alegría.
Cuando se sienten queridos, mirados, deseados, sienten la alegría de festejar su cumpleaños, tiene sentido festejarlo. Cuando viven en un Hogar el cumpleaños se celebra allí, con los otros niños con los que conviven, no saben de cumpleaños con amigos, con compañeros de la escuela, no saben de elegir a quiénes invitan y a quiénes no. Cuando conocemos a estos niños el denominador común es la mirada triste y después de adoptarlos, al tiempo, el comentario que más escuchamos es: "¡cómo le cambió la mirada! Ahora tiene mirada alegre!!!"
- Derecho a la individualidad.
La individualidad que permite en una familia de varios hermanos, ponerle un límite a uno y a otro pero diferentes de acuerdo a sus edades y personalidades. En una institución las normas (por una cuestión lógica de organización) son parejas para todos, sin contemplar las individualidades.
- Derecho a ser HIJO.
Sí, a ser y sentirse HIJO, porque generalmente hablamos del derecho a tener una familia y eso conlleva el de ser HIJO con los derechos y deberes que eso significa. Y que implica ser nieto, sobrino, primo, hermano. Esos títulos que nos da la vida y contribuyen a la conformación de ese SER individual, único e irrepetible y que no se logra  viviendo en una institución, por muy buena  que esta sea.
Y por último: - Derecho a confiar en los adultos y a creer en la Justicia.
Para esto es fundamental que cada uno de nosotros, desde el lugar y la responsabilidad que tenemos, pensemos que así como nuestros hijos gozan en el día a día de todos estos derechos enunciados, los chicos que viven en Hogares también los merecen, defendámoslos como haríamos con nuestros hijos si alguien intentara privárselos.  No son ciudadanos de segunda que deben conformarse con lo que les toca, con lo que les damos, son los futuros adultos responsables de formar su propia familia y que cuanto más sana sea su infancia y más amorosas sus vivencias infantiles, mejor será la familia que conformarán y que será parte de la sociedad en la que vivimos todos.
En resumen: derecho a saber qué es una familia, a aprender a vivir en familia y a disfrutar de tener una. Primordialmente la de origen, de no poder ser así, el tiempo que un niño pasa institucionalizado debe ser el menor posible. E insistimos en que definimos a la familia no como un conjunto de personas que conviven bajo un mismo techo o un conjunto de personas que comparten ADN, sino como una red que contiene y es capaz de garantizarle derechos que no están enunciados en ninguna ley pero que son básicos para un desarrollo saludable.  Ese es el derecho principal que incluye no sólo a los expuestos precedentemente sino a todos y el tiempo indefinido de institucionalización atenta contra ese derecho y provoca la mayoría de las llamadas adopciones tardías.
Consideramos que la Familia es el núcleo donde todos necesitamos crecer, desarrollarnos, prepararnos para nuestra vida en sociedad, siendo actores protagónicos como adultos en un futuro y germen de las futuras conformaciones familiares, creemos que es necesario, indispensable, que todo niño pueda acceder a estos derechos que sólo en el seno de una familia, se pueden vivir. 
Atento a esto es que somos críticos respecto de las prácticas…
¿Por qué prolongar la estadía de los niños en las instituciones en nombre de una revinculación que muy pocas veces se logra?
¿Por qué no preparar a los niños y a los futuros padres para que la inserción en esta nueva familia sea lo menos traumática posible?
¿Por qué no trabajar con los criterios que la realidad nos impone?
¿Por qué negarles a niños institucionalizados los derechos que creemos básicos y naturales para niños que nacen y crecen en el seno de una familia?
Las teorías más opuestas en materia de adopción coinciden en las consecuencias adversas de una institucionalización prolongada. En el menos perjudicial de los casos podemos entender al niño que vive en una institución como un ser estático, privado y aislado, mientras el resto de la sociedad y esencialmente la niñez, avanza y se desarrolla, crece e interacciona.
Las diferentes etapas de la niñez no son postergables. Si compulsivamente se las difiere, el costo es alto para el niño y, por consecuencia, para la familia que realiza la adopción tardía. Atentando incluso sobre el éxito de la adopción, como lamentablemente demuestran las estadísticas.
Cada día que un niño espera en una institución, sigue creciendo. Verdad tan evidente como alejada de la realidad, al momento de establecer criterios para agilizar las adopciones.
Ese avance del tiempo reduce drásticamente sus posibilidades de ser adoptado, con todos sus derechos, para empezar a vivir una niñez que todos sabemos necesaria y natural, pero que en la práctica muchos veces vemos imposible.

Laura Salvador (expositora, mamá por adopción de tres hijos, de días, 6 años y 12 años al llegar)
Darío Rodríguez (papá por adopción de dos hijos, de 8 y 12 años al llegar)
Laura Rubio (mamá por adopción de dos hijos, de 7 y 9 meses al llegar)
para
www.serfamiliaporadopcion.org
8 y 9 de septiembre de 2011


Link: http://www.serfamiliaporadopcion.org/index.php/ser-familia-por-adopcion-informa/1977-ponencia-de-qser-familia-por-adopcionq-en-las-viii-jornadas-regionales-v-jornadas-nacionales-interdisciplinarias-de-adopcion-mendoza

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.