Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Cómo y cuándo decirle a nuestros hijos que son adoptados

| jueves, 26 de enero de 2012
Cómo y cuándo decirle a nuestros hijos que son adoptados

Muchos padres que han tomado la decisión de adoptar un hijo sienten gran incertidumbre y angustia por no saber a qué edad y de qué manera le deben contar que es adoptado.

Algunos, consideran que el no decirle la verdad, evitará sufrimiento e inseguridades en él, dicha opción no debe ser tomada en cuenta como una alternativa viable ya que siempre se le debe decir a un niño su verdadero origen.

Todo ser humano tiene y posee este derecho y, por ende, debe conocer su historia por más dura que sea.

Al no decirle a su hijo la verdad, la vida familiar empezaría y se convertiría en una mentira. Por otro lado, es muy probable que en algún momento dado, toda criatura se entere de que es adoptada. Descubrir semejante mentira, produce desconfianza en los niños y genera muchos problemas en cuanto al desarrollo de la identidad y de las relaciones familiares de este.

Al ocultar un hecho de esta magnitud, estamos transmitiéndole a nuestros hijos un enfoque negativo e inadecuado sobre lo que es la adopción.

Nadie puede culpar a un niño si llega a pensar que ser adoptado es algo humillante e inadecuado cuando sus padres no se lo han contado. ¿Por qué no me lo habrán dicho?

Este interrogante, se plasma en el menor una y otra vez, hasta dañar las relaciones familiares y la expresión de sentimientos genuinos.

Un gran número de especialistas, considera que se le debe decir al niño su verdadero origen cuanto antes.

La edad más recomendada es entorno a los dos años. A pesar de que es importante informar al niño a muy temprana edad, es esencial tener en cuenta de que para ese momento el niño no entenderá el significado de la palabra adopción.

A lo largo de los años, el pequeño irá entendiendo el concepto. A continuación, expondré como cada niño reacciona ante el tema de la adopción de acuerdo con su edad y etapa de desarrollo.

Etapa “Periodo Preescolar”. Comprendida entre los 2 ó 3 hasta los 6 años, aproximadamente.

En esta etapa, los niños no entienden el concepto de adopción. No saben qué significa ser adoptado y por lo tanto no existe sentimiento de pérdida. El niño repite literalmente la historia que le han contado -‘Yo soy adoptado’, ‘Yo estuve en la barriguita de otra mujer’, ‘Yo estaba en un hospital y mis papás me recogieron’, ‘mis papás fueron a buscarme a China, vine en avión’- y la mezcla con otras fantasías.

Dicho periodo, considera la adopción como algo positivo. Los niños se sienten especiales y ven que otros niños no lo son y como no entienden el significado, se consideran únicos y privilegiados. Es común que los niños repitan una y otra vez la historia que le han contado en casa; ya sea a la maestra, a los compañeros de clase, a los amigos e incluso a las personas desconocidas...

Este aspecto, es algo positivo que ayuda a familiarizarse con el tema.

Etapa: Periodo de la Enseñanza Primaria. Comprende de los 6 ó 7 hasta los 11 años aproximadamente.

El niño en esta edad empieza a comprender el sentido de ser adoptado. Concibe la adopción no solo en términos de construcción de una familia, sino también en términos de pérdida para otra. Comienza a asimilar que pueden existir dos madres diferentes. Cobra relevancia el término abandono.

Hacia los ocho años es normal que un gran número de niños muestre ambivalencia ante el hecho de ser adoptados. Esta etapa es muy importante y es en la que los padres deben estar muy pendientes de sus hijos y crear en casa una atmósfera de empatía con sus emociones.

El objetivo es que puedan responder a todas esas preguntas que el pequeño se hace sobre sus padres biológicos e historia pasada.

En el caso de que no muestre interés por hablar abiertamente del tema de la adopción y los padres pueden pensar erróneamente que es algo que no les preocupa, deben preguntarles y hablar con ellos. El que no lo hagan no quiere decir que no lo piensen o les preocupe. Esta es una labor importante de los adoptantes. Si en esta etapa se habla sobre el tema y se genera un clima cálido de comunicación y confianza, se podrá prevenir muchos problemas de crisis de identidad en nuestros hijos adoptados.

Etapa: Periodo de la adolescencia. Periodo de rápidos cambios físicos, hormonales, sociales y psicológicos. Periodo duro para todos los humanos y para un adoptado más. ¿Por qué? Porque comienza a reevaluar la pérdida en términos de identidad: ¿Quién soy? ¿Quién pude haber sido? ¿En quién me estoy convirtiendo?¿Quién sería si no me hubieran adoptado?... Son algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen en esta etapa.

4ª etapa: Periodo adulto. En dicha etapa, nos encontramos a dos tipos de adultos; primeramente, está el adulto que, con toda la información que posee, tiene más que suficiente y no necesita más. Por otro lado, está el adulto que aunque ha hablado con sus padres sobre la adopción, desea conocer y saber más sobre su familia de origen y espera llegar a encontrarla.

La meta a la que se desea llegar con cualquier niño adoptado, es que el llegue a aceptar que es adoptado, que un día fue abandonado, no querido por sus padres biológicos y toda su historia -curar la herida del abandono-. Cuando, finalmente, acepta la realidad de su historia, hay un sentimiento de estar completo y de tener raíces.

Texto: María Lourdes Dávila
Consultorio: 3738372
Móvil: 301 548 4893



http://www.elheraldo.co/revistas/miercoles/psicologia/como-y-cuando-decirle-a-nuestros-hijos-que-son-adoptados-54370

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.