Información sobre adopción en Uruguay y adopción en general

Proceso de adopción de un niño puede demorar hasta 5 años

| sábado, 14 de enero de 2012

Proceso de adopción de un niño puede demorar hasta 5 años

INAU quiere que nueva ley admita entrega de menor a familia pre-adoptiva

 


Si una familia, pareja o persona quiere adoptar a un menor en Uruguay debe preparase para atravesar por un proceso de hasta cinco años promedio de duración.

Esto se debe a que la adopción implica un doble juicio: aquel por el cual un magistrado de Familia resuelve que un niño o niña está en condiciones de ser adoptado, y otro proceso judicial por el cual otro juez resuelve la entrega de un menor a una familia del Registro General de Adopciones.

A esto se suma otra “dificultad” que refiere a que hay un “desfasaje, ya que hay más familias que quieren adoptar, que niños para ser dados en adopción”, indicó a El Observador el director del INAU, Jorge Ferrando.

Cuando una familia, pareja o persona decide adoptar, debe inscribirse en el INAU en una lista de aspirantes a adopción. Luego la institución los convoca a charlas informativas, seguidas de entrevistas personales, visitas al hogar de los aspirantes y elaboración de un informe técnico al respecto. Ese documento es discutido por el Departamento de Adopciones. Por último, los aspirantes son inscriptos en el Registro General de Adopciones.

Todo este “trámite” demandaba hasta 2009 unos cuatro años, pero con la nueva ley de Adopciones 18.590 se redujo a tres.

En paralelo, cuando hay un niño del cual no se hace cargo su familia biológica (lo abandona en un hospital, la calle o lo entrega), y llega a manos del INAU o de la Justicia, un juez  de Familia inicia un proceso judicial de “desvinculación”. Se entrevista con la familia biológica (padres, hermanos, tíos, abuelos) y recibe un informe técnico psicológico y social del INAU, donde se hace un diagnóstico del niño/a y del ámbito familiar. El juicio finaliza con un fallo que indica que el menor está en condiciones de ser adoptado. Este segundo proceso  puede llevar otros dos o tres años.

Antes de 2009 existían los “acuerdos” para adoptar, donde una familia biológica acordaba con otra la entrega de su hijo en adopción. También había otras vías, como el Movimiento Familiar Cristiano. Pero en la actualidad solo el INAU, con intervención de la Justicia puede disponer la entrega de un niño, niña o adolescente en adopción.

Cuando el menor está en condiciones de ser adoptado, sentencia judicial mediante, el INAU resuelve su entrega a una familia del Registro Único de Adoptantes.
“No necesariamente la entrega es a la que está inscripta en primer lugar. Se va viendo la primera, segunda, tercera, según las características del niño/a y las  expectativas de la familia”, aclaró Ferrando.

El artículo 158 de la ley de adopciones establece que el orden cronológico del listado de adoptantes puede ser alterado “por las necesidades del niño, niña o adolescente, debidamente fundadas” y que “en todos los casos el niño, niña o adolescente deberá ser oído preceptivamente”.

Las madres cuidadoras o sustitutas se aferran a este criterio para  defender el argumento de que las cuidadoras pueden adoptar y tener prioridad antes que una familia seleccionada. El INAU discrepa con ese argumento.

En el primer año de aplicación de la ley (2010), la Justicia decretó 29 adopciones. En 2011 esa cifra ascendió a 74 y en lo que va del año ha habido ocho resoluciones: cuatro niños ya fueron entregados en adopción -entre ellos Mía, la bebé de 16 meses que el miércoles fue retirada de una familia cuidadora de Las Piedras- y otros cuatro lo serán en los próximos días.

Costos y riesgos
El proceso de adopción no es gratuito. En el juicio por el cual se dispone la entrega de un menor a una familia adoptiva intervienen tres abogados: el de la familia biológica,  el del menor propiamente dicho y el de la familia aspirante a adoptarlo.

Los mismos defensores intervienen en el juicio de “desvinculación” de un niño o niña de sus lazos biológicos. Cada uno de esos profesionales tiene un costo de entre $ 14.000 y $ 28.000, según informó Ferrando.

Por eso el INAU ha planteado a la Justicia la posibilidad de ser quien patrocine a los menores, como forma de reducir los costos. Esta posibilidad, planteada en el proyecto de ley modificativo de la ley de Adopciones a cargo de una comisión legislativa multipartidaria, ha sido rechazada en el pasado por el Poder Judicial, por entender que no corresponde, dado que el INAU está involucrado en la asignación de un menor a una familia.

Otra propuesta de las autoridades al proyecto de ley es que en un plazo de 45 a 90 días el juez autorice al INAU a dar la tenencia de un menor a una familia pre-adoptiva.
“El riesgo es que quizás después de un año, el juez diga ‘no’ y se lo entregue al padre, madre o abuela biológicos, porque antes no estaban en condiciones de tener al menor y ahora sí”, admitió Ferrando.

En las primeras dos semanas de 2012 ocho niños ya fueron entregados en adopción.35
Menores. En la actualidad están en condiciones de ser dados en adopción. En su mayoría son menores de 2 años, que viven en un hogar de amparo o con una familia cuidadora.

$ 14.000 Costo. Mínimo de cada abogado (de familia biológica, de menor y de familia adoptiva) que actúa en el juicio de adopción. Puede llegar hasta los $ 28 mil. Lo asume la familia adoptante.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/216875/proceso-de-adopcion-de-un-nino-puede-demorar-hasta-5-anos/

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario, este es un blog con comentarios moderados.